Instalado en la cotidianidad

Si estás demasiado instalado en la cotidianidad, te aconsejo que empieces con retos muy pequeños, como por ejemplo, elegir otra ruta para llegar a casa. ¡Arriésgate! Aunque eso implique que al final sea un camino más largo. ¡Lo has intentado y eso es lo que cuenta! Combina tu ropa de otra manera; lee aquello que nunca hojearías; saborea alimentos de otros países; mira películas que en principio no serían de tu agrado; ¡visita otra ciudad, país o continente! Conviértete en un microaventurero. Ése es el primer paso (El arte de conseguir lo imposible. Cómo convertirte en héroe de tu propia vida. XAVIER PIRLA LLORENS).

Fases para adquirir un hábito

En el camino hacia la excelencia es imprescindible crecer adquiriendo hábitos y en el trabajo para la adquisición de hábitos podemos distinguir 4 fases. Hace falta tener los ojos bien abiertos para descubrir nuevos retos; dedicación porque no nacemos enseñados; tiempo para poder repetir, equivocarse y volver a repetir; y como no, esfuerzo y perseverancia como en casi todas las cosas que valen la pena en la vida.