Dentro de cada uno de vosotros y de vosotras hay una persona excepcional

long_distance_running

Una queja constructiva aporta iniciativas, alternativas y propuestas de mejora. Una queja destructiva sólo mete ruido. Ésta es la postura fácil y cómoda. Todo el mundo puede instalarse en ella y, sin embargo, no añade ningún valor personal o social.

A las personas que sois más jóvenes, yo os diría que si no os gusta el mundo como está, que lo cambiéis con vuestra ilusión, con vuestro esfuerzo, con vuestra generosidad, vuestro coraje y vuestro compromiso. Los verdaderos líderes son los que hacen que sucedan los cambios. Si queréis lidiar el despliegue de una nueva sociedad, tendréis que poner las manos a la obra y ayudar a construir ese mundo en el que a todos nos haga más ilusión vivir.

Para que alguien te tome en serio primero te tienes que tomar en serio tú. Si buscáis el camino fácil no lo vais a encontrar. El camino a seguir es el camino del héroe, es decir, de aquella persona que a pesar de las dificultades, a pesar de que haya gente que no le dé crédito, confía en sus posibilidades, persevera en medio de las dificultades y finalmente triunfa. Tal vez no haya conseguido hacer realidad sus sueño, pero de lo que tengo pocas dudas es de que el haber perseguido su sueño con la mente y el corazón le habrá ayudado a crecer y madurar como persona. Tan importante es la meta como el camino para alcanzarla.

Si los mensajes que nos mandamos a nosotros mismos son de aliento y confianza, persistiremos en medio de los obstáculos y adversidades. Si, por el contrario, los mensajes que nos enviamos son de duda constante y de desconfianza, no ha de sorprendernos que abandonemos ante el menor tropiezo. Dentro de cada uno de vosotros y de vosotras hay una persona excepcional que sólo saldrá si creéis que existe y estáis comprometidos a que cada vez esté más presente en vuestras vidas. Esa persona no es otra que vuestro mejor yo (Dr. MARIO ALONSO PUIG, La respuesta).

Generosidad o intercambio comercial

Servicio1

Hay que distinguir entre lo que es la generosidad y lo que es un simple intercambio comercial. El lenguaje con frecuencia genera confusión y es importante matizar. Vamos a imaginarnos que esta botella de agua es mía. Supongamos que tú no tienes agua y yo te sirvo. Hace calor, tienes sed, no tienes agua. Sonríes. Estás contenta porque tienes más agua. Yo también estoy feliz. Poco después, han cambiado las cosas. El agua la tienes tú. Yo no. Estoy esperando pero tú no me das agua. Así que yo me enfado. Eso no fue generosidad, fue un intercambio comercial. Yo di porque esperaba en algún momento recibir.

¿Quiere eso decir que si me das un poquito de agua no me va a gustar? Todo lo contrario, me va a encantar. Pero lo que importa es si compartí mi agua contigo porque esperaba que en un futuro también tú lo hicieras o porque con mi gesto esperaba poderte ayudar, aunque fuera mínimamente, a ser más feliz. La segunda actitud la mayor parte de las veces, no siempre, provoca en el beneficiado por mis actos, de manera natural, el deseo de hacer lo mismo. El deseo de ayudarme a mí.

Del mismo modo, la verdadera generosidad en una pareja, algo muy difícil pero a lo que uno debe tender, si es verdad que ama, es estar dispuesto a dar el 100% de su cariño aunque el amado dé un 0%. Quiero pensar que lo más bello ante tu pareja no es estar con ella porque la quieres, sino estar con ella para quererla. Es tal ver el momento de recordar las palabras de Paolo Coelho: ”Quiéreme cuando menos lo merezca porque es cuando más lo necesito”. En ese momento en el que somos como un fuego, las otras personas pueden echar agua o echar gasolina (Dr. MARIO ALONSO PUIG, La respuesta).

Raíces para crecer y alas para volar

PROTESTA ESTUDIANTIL CONTRA LA JUNTA MILITAR EN TAILANDIA“Sólo cuando una persona tiene realmente en cuenta los sentimientos y las necesidades de otras personas y además, busca ayudarles a crecer y evolucionar podemos hablar de un verdadero líder. El líder ha de cruzar un umbral, el de su propio egoísmo, el de su propio temor a que si ayuda a otros a progresar, su propio poder puede quedar en jaque.

No puede crearse un verdadero Liderazgo, si no somos conscientes de que la generosidad es la base de la cooperación y esta es la esencia de la grandeza. Dar a otros, primero “raíces para crecer” y después “alas para volar” es la expresión de un verdadero líder, alguien que ayuda a que el tú y el yo, puedan transformarse en un nosotros, de la misma manera que el oxígeno y el hidrógeno cuando se encuentran, se transforman en algo nuevo que es el agua, fuente de la vida. (…)

¿Realmente nos interesamos por lo que sienten y necesitan los demás? ¿Verdaderamente es su crecimiento y evolución como personas y profesionales una prioridad para nosotros? ¿Nos alegramos de sus triunfos o nos angustian que brillen más que los nuestros? ¿Les damos la posibilidad de que intenten cosas nuevas, cometan errores y puedan aprender de ellos, o usamos sus errores para justificar ante nosotros mismos, que tenemos que seguir siendo nosotros los que tomemos las decisiones?”(Dr. MARIO ALONSO PUIG, Madera de líder).

Porque queremos vivir de esa manera

XII JUEGOS DE LOS PUEBLOS INDÍGENAS“Cuando se ha creado una verdadera cultura basada en el liderazgo, existe un verdadero espíritu de cooperación. Las personas pierden no su individualidad, pero sí su individualismo. Los grandes valores como la generosidad, el respeto, la amistad, emergen en este clima que favorece que salga lo mejor de nosotros mismos. Los valores no son medios para conseguir cosas que nos beneficien, sino que son fines en sí mismos. Si practicamos la generosidad, es importante que no lo hagamos para conseguir algo, sino porque queremos vivir de esa manera. Muchos valores no los practicaremos si esperamos algo a cambio, porque lo que muchas veces obtendremos puede ser decepcionante. Sin embargo, si los practicamos porque consideramos que su práctica nos perfecciona como seres humanos y nos acerca a nuestra plenitud, entonces y sin buscarlo, será precisamente el ejercicio de esos valores, el que elevará la altura de nuestras almas” (Dr. MARIO ALONSO PUIG, Madera de líder).