Para ti ese momento lo puede significar todo

“Si estás con una persona, tan sólo debes estar con ella, no debes pensar en nadie más o en lo que vas a hacer luego. Es una falta de respeto. Quién está delante de ti, merece que lo hagas lo mejor posible y que no lo menosprecies desviando parte de tu atención.

Si adoptas esa actitud ante la vida, todos los minutos y todos los segundos pueden estar repletos de experiencias, de detalles, de momentos irrepetibles. Quizá sea una flor que te encuentres en el camino, quizá sea el regalo de un atardecer o las palabras de un amigo. Quizá sea un pequeño triunfo en tu epopeya personal. Quizá para nadie más sea importante, pero para ti ese momento lo puede significar todo.

Un movimiento bien hecho, un pequeño resultado, un gesto de aceptación por parte de alguien… En ese microcosmos lo insignificante, lo indetectable se convierte en lo único que necesitas para sentir una explosión de satisfacción dentro de ti. Nada más. No hay intensos paisajes, no hay emociones fuertes, sólo los matices delicados y sutiles de una experiencia que llena y nutre cada una de tus células para que puedas proseguir tu viaje hacia tu destino final” (El arte de conseguir lo imposible. Cómo convertirte en héroe de tu propia vida. XAVIER PIRLA LLORENS).

Convenciment en els nostres principis i obertura al canvi

És important viure convençuts del que fem i del que vivim. Viure en una situació d’equilibri entre els nostres principis i les nostres accions. I amb aquest tema diria que ens fa bé ser una mica exigents amb nosaltres mateixos perquè si no acabem vivint segons bufa el vent i ens passa allò que diu la dita: “viu com penses o acabaràs pensant com vius”.

No em refereixo amb aquestes expressions a una visió inamovible de la vida a on tot és rigidesa i estretor. No! No! De cap manera! Perquè em sembla que sempre hem d’estar disposats al canvi sobretot si el canvi ens fa créixer com a persones i si ens aporta millors estratègies per viure amb més pau i serenitat.

Convenciment en el nostres principis i obertura al canvi són dues realitats que s’han de conjugar amb equilibri. I potser la clau està en observar, pensar, reflexionar i decidir amb sinceritat i honradesa allò que s’escau amb els nostres principis i valors; i quan arribi el moment en el que es posin de manifest les nostres limitacions no ens ha d’importar tornar a començar una i altra vegada amb més entusiasme, amb més experiència i sobretot amb més humilitat havent aprés el que havíem d’aprendre d’aquella experiència.

I si descobrim principis o valors nostres que es poden modificar o matisar doncs fem-ho amb paciència, amb prudència i amb valentia. Que no ens faci res viure amb aquest constant dinamisme intern de millora personal, el contrari és convertir-se en estàtues de pedra sense vida, immòbils i avorrides.

El perdón y el olvido

perdona3

Para mí perdonar no es sinónimo de olvidar, sino que consiste en que, sin olvidar lo que ha pasado, y subrayando que es bueno que conozcamos que las cosas ocurrieron así, esos acontecimientos no generen rechazo hacia la persona “perdonada” aunque sí pueda rechazarse sin paliativos lo que pudo haber hecho.

El perdón reduce, o incluso anula, el peso negativo de las malas experiencias en mi vida. Puedo perdonar a una persona y sencillamente no querer volver a verla nunca más. Pensaré: “Aquello ocurrió. Te perdono, no siento ira contra ti, no tengo ningún deseo de venganza pero tus valores y los míos no son compatibles, no tengo por qué vivir contigo”.

El perdón libera mucho más al que perdona que al perdonado. A quien vive en el rencor y el resentimiento, algo le come por dentro, porque no se ha liberado, no ha perdonado. El perdón ayuda a construir un futuro que no sea una simple prolongación del pasado.

El recuerdo tiene tres elementos. El primero es un dato objetivo que ocurrió. Si alguien me pega con una botella en la cabeza, el dato objetivo es la agresión, el golpe y la brecha que me produjo. El segundo elemento consiste en la emoción que experimenté en el mismo instante en el que se producía el acontecimiento. En ese caso sería el dolor.

No sólo eso forma un recuerdo. Hay un tercer elemento que es clave y que consiste en la valoración, en la interpretación que hice de ese hecho. El conjunto es lo que crea la experiencia que nos queda. Podemos transformar el registro de la memoria si conseguimos que quien recuerda evalúe los acontecimientos y sus emociones de una manera diferente (La respuesta, Dr. MARIO ALONSO PUIG).

La precisión en el lenguaje

shutterstock_129115229

Estamos todos muy acostumbrados a pensar que lo que está claro para nosotros, también está claro para los demás. Si yo le digo a alguien que no me está tratando con respeto, doy por hecho que la otra persona sabe exactamente de lo que hablo, cuando en realidad no es así. Cada uno tiene su manera de interpretar lo que significa no sentirse respetado. Sin embargo, la precisión en el lenguaje, buscando términos más objetivos, permite que nos entendamos todos mejor.

La gran dificultad está en hacer este ejercicio de transformar nuestros juicios tan llenos de subjetividad en la expresión de unos conceptos mucho más objetivos y por tanto mucho más comprensibles para todos.

Muchos conflictos, desavenencias y malentendidos no sucederían si no hiciéramos tantos supuestos acerca de lo fácil que es entender lo que decimos. Por eso, todavía nos llama tanto la atención cuando le decimos algo a una persona y reacciona de una manera que nos desconcierta.

Tal vez lo que creíamos que estábamos emitiendo en nuestra conversación no es lo mismo que le ha llegado al receptor. Recordemos que todos vivimos en la misma realidad, pero en mundos diferentes. Cada uno de nosotros interpretamos las cosas de acuerdo a nuestra historia particular, nuestras experiencias previas y nuestra manera particular de ver el mundo (Dr. MARIO ALONSO PUIG, La respuesta).

Ser feliços en cada present que ens toca viure

felizQuan hom experimenta que, gràcies al seu esforç i a la seva donació, l’altre té un futur, se sent plenament feliç. També és propi de l’home savi saber distingir les preocupacions grans de les petites, i no magnificar les que són petites ni, naturalment, minimitzar les que tenen grans proporcions.

En moltes ocasions, les petites foteses de la vida humana ens acaparen i ens priven de l’experiència de la felicitat. Quan passa això, ens manca distància, mirada crítica i irònica sobre la realitat. Hi ha preocupacions que, certament, no poden deixar d’afectar-nos, però n’hi ha d’altres que no haurien d’ocupar el més mínim espai mental.

La vida humana està teixida de preocupacions, la qual cosa vol dir que, si la felicitat és possible, ha de ser possible en aquest teixit i no esquivant-les o foragitant-les. (…)

L’home feliç no tem el futur, sinó que l’assumeix amb serenitat, sense anticipar abans d’hora les dificultats que vindran. Soren Kierkegaard es lamenta del fet que els homes visquin permanentment preocupats pel futur i que d’aquesta manera se’ls escapi el present i, en els “Discursos edificants”, ens exhorta a viure com els ocells de cel i els lliris del camp, despreocupats i centrats en el present. (…)

Hauríem de fer el possible per ser feliços en cada present que ens toca viure, extreure tota la potència de l’ara i no posposar la felicitat per al futur, pensant que en aquell hipotètic futur es donaran unes condicions excel·lents que ens permetran ser feliços.

També hem d’evitar mitificar el passat i convertir la felicitat en una experiència pretèrita que, com a molt, es pot reviure a través de la memòria. Hem d’assumir interiorment que estem fets per a ser feliços en el present, en cada moment, en cada circumstància que vivim, ara mateix (ARMAND PUIG i FRANCESC TORRALBA, La felicitat).

El día que “aprendí” a hacer snow

Baqueira-el-mejor-escenario-para-hacer-snow1Comparto con vosotros una experiencia personal. La experiencia del invierno que “aprendí” a hacer snow y la aplicación de las fases para adquirir hábitos: deseo, capacidad, esfuerzo y repetición. Seguro que cada persona podría explicar una experiencia similar. Pues eso mismo que hemos hecho tantas veces de manera inconsciente también lo podemos hacer de manera consciente para adquirir nuevos hábitos; para conseguir actitudes concretas y para generar emociones que nos ayuden a crecer.

La vida es un milagro continuo

naturaleza“Muchos de nuestros esquemas mentales, de los cuales no somos conscientes, afectan de una manera tan profunda a nuestra percepción de la realidad, a aquello que es capaz de registrar nuestro cerebro, que precisamos revisar algunos de ellos, porque el mapa mental, aquellas ideas, conceptos y creencias que nos fueron útiles en el pasado, puede que ya no lo sean para llevarnos hacia el futuro que buscamos. Nosotros somos mucho más que lo que nos dice nuestro pasado que somos. El pasado es una fuente de información y de experiencias, y no una bola de cristal que determina nuestro porvenir. Entre lo que estuvo en el pasado y lo que estará en el futuro actúan nuestra libertad, nuestra capacidad de apasionarnos y de elegir.

Soy de los que creen que no existen los momentos ordinarios, sino que cada uno de ellos es mágico si tenemos la visión de contemplarlo así; que la naturaleza no es muda, sino que somos nosotros los que estamos sordos; que la vida es un milagro continuo y que nosotros estamos demasiado ciegos como para darnos cuenta de ello. Un momento de reflexión, un sencillo descubrimiento pueden mover la trayectoria de nuestra vida unos humildes grados y, sin embargo, con el tiempo esta mínima desviación es capaz de conducirnos a un nuevo y apasionante destino” (Dr. MARIO ALONSO PUIG, Vivir es un asunto urgente).