Ser nuestro propio mariscal de campo

En cualquier confrontación tiene que haber alguien que, desde una posición privilegiada, determine qué estrategias hay que tomar en la batalla. Tiene que mantener la cabeza fría y, por tanto, no tomar decisiones demasiado emocionales. La mejor manera de dirigir es desde fuera, con cierta perspectiva.

Yo me imagino al mariscal de campo en la cima de una colina con un catalejo, observando el valle. Pero ¿cómo hacerlo si no tenemos a nadie más? ¿Cómo convertirnos en nuestro propio mariscal de campo? Para ello existe lo que yo llamo el “botón de paro de emergencia”.

¿Has subido alguna vez en unas escaleras mecánicas? ¿Te has fijado que tienen un gran botón rojo en el que pone “STOP”? Pues yo me imagino un botón que nos sirva para poder congelar el tiempo. ¿No sería genial poder pararlo y analizar la situación? Piénsalo, como en las películas de fantasía donde el héroe detiene el tiempo y, a la vez, se mueve libremente. ¿Qué pasaría si, además, pudieras elevarte, mirar desde arriba y calcular lo que puede pasar? Ése es el botón de paro de emergencia que te convierte en un mariscal de campo.

De vez en cuando, es necesario parar y comprobar brevemente la situación: ¿estoy siguiendo la dirección adecuada? ¿Me estoy acercando a mi objetivo? ¿Realmente vale la pena invertir tanto esfuerzo? ¿Podría dejarlo ahora? ¿Estoy lo suficientemente motivado? ¿Qué podría hacer para cambiarlo? Ésas son algunas de las preguntas que sólo puede hacerse un mariscal de campo.

En nuestra acelerada vida, vivimos tan inmersos en el día a día, experimentamos tantas situaciones distintas y estamos tan saturados de información, que se vuelve difícil poder distanciarse, poder pensar un poco más allá. Por ese motivo, ese botón es muy importante.

Recuerda: busca siempre el aprendizaje. Si las cosas necesitan corregirse, pregúntate: ¿qué podría hacer para cambiar, para evitar la próxima vez un resultado parecido? ¿Qué es lo que no he hecho o tenido en cuenta para llegar hasta aquí? ¿Cómo lo podría hacer para tenerlo en cuenta en futuras ocasiones? ¿Qué esperaba encontrarme que no ha sucedido? ¿Debería ajustar mis expectativas?

Sólo podemos cambiar y mejorar si sabemos cómo, ¡y para ello necesitamos más información! (El arte de conseguir lo imposible. Cómo convertirte en héroe de tu propia vida. XAVIER PIRLA LLORENS).

Anuncis

Superar el siguiente reto

Acuérdate que conseguir un objetivo implica hacer algo diferente y, por tanto, ese “algo diferente” implica que no puedes tenerlo todo bajo control, que tarde o temprano te encontrarás con una situación que deberás resolver y que incluso te podrás equivocar. (…)

Delante de ti tienes una gran oportunidad para demostrarte que puedes resolver situaciones complejas y aprender de las mismas. En definitiva, que podrás convertirte en una persona más preparada para intentar superar el siguiente reto (El arte de conseguir lo imposible. Cómo convertirte en héroe de tu propia vida. XAVIER PIRLA LLORENS).

Nos hemos insensibilizado

“Si consigues liberarte de los estados de intoxicación por sobreestimulación, descubrirás que hay un mundo más allá, un mundo de sensibilidad y de riqueza inalcanzable en el mundo material. ¡Cuidado! Es muy fácil dejarse llevar por los deslumbrantes resortes de la vida a la que estamos acostumbrados, sobre todo porque después de tanta estimulación nos hemos insensibilizado.

Permítete disfrutar de un momento de silencio, de quietud, de recogimiento y volverás a encontrarte con tu esencia, con aquello que te define como ser, y como héroe de tu propia vida” (El arte de conseguir lo imposible. Cómo convertirte en héroe de tu propia vida. XAVIER PIRLA LLORENS).

Para ti ese momento lo puede significar todo

“Si estás con una persona, tan sólo debes estar con ella, no debes pensar en nadie más o en lo que vas a hacer luego. Es una falta de respeto. Quién está delante de ti, merece que lo hagas lo mejor posible y que no lo menosprecies desviando parte de tu atención.

Si adoptas esa actitud ante la vida, todos los minutos y todos los segundos pueden estar repletos de experiencias, de detalles, de momentos irrepetibles. Quizá sea una flor que te encuentres en el camino, quizá sea el regalo de un atardecer o las palabras de un amigo. Quizá sea un pequeño triunfo en tu epopeya personal. Quizá para nadie más sea importante, pero para ti ese momento lo puede significar todo.

Un movimiento bien hecho, un pequeño resultado, un gesto de aceptación por parte de alguien… En ese microcosmos lo insignificante, lo indetectable se convierte en lo único que necesitas para sentir una explosión de satisfacción dentro de ti. Nada más. No hay intensos paisajes, no hay emociones fuertes, sólo los matices delicados y sutiles de una experiencia que llena y nutre cada una de tus células para que puedas proseguir tu viaje hacia tu destino final” (El arte de conseguir lo imposible. Cómo convertirte en héroe de tu propia vida. XAVIER PIRLA LLORENS).

Somos nuestro peor juez

Si con alguien somos exigentes, intransigentes, intolerantes y duros es con nosotros mismos. ¿Qué te parece? ¿Te parece normal que justamente contigo mismo seas tan agresivo? ¿Les hablarías así a tus amigos, a tus padres, a tus hijos? Seguramente no, pero no eres el único: todos los hacemos. Somos nuestro peor juez y nuestro peor verdugo, sentenciamos y ejecutamos sin compasión, nos exigimos sin tregua alguna y, cuando obtenemos los resultados, no nos recompensamos.

Quizá sea el momento de tratarnos con un poco de respeto, ¿no crees? Con el respeto que se merece cualquier ser humano, con el amor y la ternura que cualquier persona se merece. (…) Precisamente de eso estoy hablando, de que seas comprensivo, cariñoso contigo mismo, tolerante y paciente. La mejor recompensa es el reconocimiento de la persona que te quiere más en este mundo y que allí donde vas te acompaña: tú (El arte de conseguir lo imposible. Cómo convertirte en héroe de tu propia vida. XAVIER PIRLA LLORENS).

El orgullo de sentirse victorioso

El orgullo de sentirte victorioso frente a tu propio reto también afectará a tu autoestima. Con cada prueba superada irás aumentando tu cuenta corriente de autoestima y eso te impulsará hacia adelante y te preparará para los tropiezos. Demuéstrate que puedes, que sí eres capaz, que lo que pensabas sobre ti mismo o lo que los otros pensaban no se correspondía con la realidad. Eres mucho mejor de lo que nunca habías creído o pensado: si te has sorprendido una vez, lo puedes hacer muchas más. Es cuestión de seguir retándote, seguir demostrándolo, ¡siempre adelante!

En los momentos de duda o decepción podrás recurrir a esa dosis de autoestima que tenías ahorrada en tu cuenta personal. Por ello, es tan importante que tengas tus pequeños retos en el camino que se conviertan en pequeños logros. Sí, son pequeños, pero a menudo son tan importantes como los grandes. De los grandes se disfruta pocas veces, de los pequeños puedes disfrutar a menudo (El arte de conseguir lo imposible. Cómo convertirte en héroe de tu propia vida. XAVIER PIRLA LLORENS).

¿Cómo te comerías un elefante?

“Hay una pregunta que me resulta especialmente interesante y es: ¿cómo te comerías un elefante? La respuesta habitual suele ser que a trocitos, pero a mí me gusta más decir que siempre sabrá mejor aliñado con diferentes salsas y guisos. ¿No crees?

¿Por qué pensar en el objetivo final para motivarte si puedes disfrutar del proceso? ¿Por qué no convertir el proceso en una fuente de sensaciones positivas?” (El arte de conseguir lo imposible. Cómo convertirte en héroe de tu propia vida. XAVIER PIRLA LLORENS).