Somos nuestro peor juez

Si con alguien somos exigentes, intransigentes, intolerantes y duros es con nosotros mismos. ¿Qué te parece? ¿Te parece normal que justamente contigo mismo seas tan agresivo? ¿Les hablarías así a tus amigos, a tus padres, a tus hijos? Seguramente no, pero no eres el único: todos los hacemos. Somos nuestro peor juez y nuestro peor verdugo, sentenciamos y ejecutamos sin compasión, nos exigimos sin tregua alguna y, cuando obtenemos los resultados, no nos recompensamos.

Quizá sea el momento de tratarnos con un poco de respeto, ¿no crees? Con el respeto que se merece cualquier ser humano, con el amor y la ternura que cualquier persona se merece. (…) Precisamente de eso estoy hablando, de que seas comprensivo, cariñoso contigo mismo, tolerante y paciente. La mejor recompensa es el reconocimiento de la persona que te quiere más en este mundo y que allí donde vas te acompaña: tú (El arte de conseguir lo imposible. Cómo convertirte en héroe de tu propia vida. XAVIER PIRLA LLORENS).

Anuncis

El orgullo de sentirse victorioso

El orgullo de sentirte victorioso frente a tu propio reto también afectará a tu autoestima. Con cada prueba superada irás aumentando tu cuenta corriente de autoestima y eso te impulsará hacia adelante y te preparará para los tropiezos. Demuéstrate que puedes, que sí eres capaz, que lo que pensabas sobre ti mismo o lo que los otros pensaban no se correspondía con la realidad. Eres mucho mejor de lo que nunca habías creído o pensado: si te has sorprendido una vez, lo puedes hacer muchas más. Es cuestión de seguir retándote, seguir demostrándolo, ¡siempre adelante!

En los momentos de duda o decepción podrás recurrir a esa dosis de autoestima que tenías ahorrada en tu cuenta personal. Por ello, es tan importante que tengas tus pequeños retos en el camino que se conviertan en pequeños logros. Sí, son pequeños, pero a menudo son tan importantes como los grandes. De los grandes se disfruta pocas veces, de los pequeños puedes disfrutar a menudo (El arte de conseguir lo imposible. Cómo convertirte en héroe de tu propia vida. XAVIER PIRLA LLORENS).