Motivación o ilusión

motivacion

No debemos confundir la motivación interna con la motivación externa o incentivación (agentes externos que nos obstaculizan o nos alientan). Tampoco hemos de confundir la motivación con la ilusión. Si la motivación es un motor que me pone en marcha en una dirección determinada, la ilusión es un estado de ánimo que puede o no acompañar a la motivación.

Yo puedo por ejemplo hacer algo porque sé que es correcto hacerlo y por tanto tengo un motivo de peso para hacerlo y, sin embargo, no sentir ilusión haciéndolo.

El entorno político y económico puede llegar a bloquear la motivación de la persona, y las sociedades, cosificadas, desilusionadas, pueden mostrarse descontentas o avanzar hacia las revoluciones.

Algunos sistemas “deshumanizadores” fracasaron por su incapacidad para ilusionar y garantizar la felicidad de sus pueblos. Las filosofías materialistas nos arrancan una dimensión humana crucial: la espiritual.

Sin ella es imposible sentirnos completos y satisfechos. No debemos olvidar que no son sino las personas las que crean los sistemas y que la voluntad de poder inherente al ser humano puede contribuir a que esos sistemas sean perversos (La respuesta, Dr. MARIO ALONSO PUIG).

Anuncis

Coaching & People us desitja un molt bon Nadal i un 2017 ple de la vostra millor versió

nadal

El sistema educativo somos todos

educacion-reformas

Hay una diferencia entre el sentimiento de culpa y el de vergüenza. El sentimiento de culpa es por lo que has hecho, el de vergüenza es por lo que eres. Una de las cosas más terribles que puede hacer un ser humano con otro es humillarle. Sobre todo en público.

La profesión de profesor es de una extraordinaria importancia, sobre todo si además de profesor es maestro. Los profesores transmiten conocimientos, mientras que los maestros además de eso, inspiran y ayudan a fortalecer el carácter, a pensar con rigor y a desarrollar la propia autoconfianza.

Con un maestro nunca te vas a sentir humillado. Nunca. No entra en sus esquemas mentales. Te sentirás a veces interpelado, eso sí, y también podrás sentir que te han tratado con firmeza, pero siempre te sentirás querido y respetado.

Lo reconozca más o menos la sociedad, pocas personas tienen un impacto más positivo en la vida de las personas que aquellas que son unos verdaderos maestros. Por eso, han de tener siempre nuestro reconocimiento, nuestro apoyo y nuestra admiración.

El sistema educativo somos todos, no sólo los colegios o las universidades. La mejora del sistema educativo es una responsabilidad de todos. Decía Gandhi que cuando señalemos con un dedo a alguien, no nos olvidemos de que tres dedos nos señalan a nosotros. Por eso, creo que el mejor camino no es buscar culpables de lo que está mal, sino hacernos todos responsables de mejorarlo (La respuesta, Dr. MARIO ALONSO PUIG).