El perdón libera mucho más al que perdona que al perdonado

juan-pablo-II-perdona-a-al-_agca

Para mí perdonar no es sinónimo de olvidar, sino que consiste en que, sin olvidar lo que ha pasado, y subrayando que es bueno que conozcamos que las cosas ocurrieron así, esos acontecimientos no generen rechazo hacia la persona “perdonada” aunque sí pueda rechazarse sin paliativos lo que pudo haber hecho. (…)

El perdón reduce, o incluso anula, el peso negativo de las malas experiencias en mi vida. Puedo perdonar a una persona y sencillamente no querer volver a verla nunca más. Pensaré: “Aquello ocurrió. Te perdono, no siento ira contra ti, no tengo ningún deseo de venganza pero tus valores y los míos no son compatibles, no tengo por qué vivir contigo”. (…)

El perdón libera mucho más al que perdona que al perdonado.

A quien vive en el rencor y el resentimiento, algo le come por dentro, porque no se ha liberado, no ha perdonado. El perdón ayuda a construir un futuro que no sea una simple prolongación del pasado.

El recuerdo tiene tres elementos. El primero es un dato objetivo que ocurrió. Si alguien me pega con una botella en la cabeza, el dato objetivo es la agresión, el golpe y la brecha que me produjo. El segundo elemento consiste en la emoción que experimenté en el mismo instante en el que se producía el acontecimiento. En este caso sería el dolor.

No sólo eso forma el recuerdo. Hay un tercer elemento que es clave y que consiste en la valoración, en la interpretación que hice de ese hecho. El conjunto es lo que crea la experiencia que nos queda.

Podemos transformar el registro de la memoria si conseguimos que quien recuerda evalúe los acontecimientos y sus emociones de una manerea diferente (Dr. MARIO ALONSO PUIG, La respuesta).

Anuncis

Mai és massa

el-de-enero-es-el-dia-de-la-enfermera-felicidades-2-copia

Treball ben fet, dedicació, amor a les persones, un somriure sempre als llavis, bona disposició, bon caràcter, esperit de servei, donar solució a tothom…

Escoltar, escoltar i tornar a escoltar. Tractar amb afecte, tractar a tots per igual, com a persones estimades, independentment del seu origen, del seu color o de la seva condició. Actuar i parlar amb els impulsos del cor; i un cor gegant, obert, ferit per la vida i exercitat en moltes batalles.

Un “no” desterrat del seu vocabulari, un “sí” sempre atent; treballant contenta amb alegria, amb professionalitat, amb l’ajuda de les companyes i companys, que són molt bons.

Un continu homenatge a la professió i al servei. Fer les coses amb la llibertat que dóna estimar. No passar de llarg, no mirar cap un altre costat, no pensar que això no és el meu problema. Esplendidesa en totes les coses perquè “mai és massa”. I un lema final en el record de la seva jubilació després de molts anys treballant: “no hem de permetre que ningú s’allunyi de la nostra presència, sense sentir-se millor i més feliç” (Mare Teresa de Calcuta).

Generosidad o intercambio comercial

Servicio1

Hay que distinguir entre lo que es la generosidad y lo que es un simple intercambio comercial. El lenguaje con frecuencia genera confusión y es importante matizar. Vamos a imaginarnos que esta botella de agua es mía. Supongamos que tú no tienes agua y yo te sirvo. Hace calor, tienes sed, no tienes agua. Sonríes. Estás contenta porque tienes más agua. Yo también estoy feliz. Poco después, han cambiado las cosas. El agua la tienes tú. Yo no. Estoy esperando pero tú no me das agua. Así que yo me enfado. Eso no fue generosidad, fue un intercambio comercial. Yo di porque esperaba en algún momento recibir.

¿Quiere eso decir que si me das un poquito de agua no me va a gustar? Todo lo contrario, me va a encantar. Pero lo que importa es si compartí mi agua contigo porque esperaba que en un futuro también tú lo hicieras o porque con mi gesto esperaba poderte ayudar, aunque fuera mínimamente, a ser más feliz. La segunda actitud la mayor parte de las veces, no siempre, provoca en el beneficiado por mis actos, de manera natural, el deseo de hacer lo mismo. El deseo de ayudarme a mí.

Del mismo modo, la verdadera generosidad en una pareja, algo muy difícil pero a lo que uno debe tender, si es verdad que ama, es estar dispuesto a dar el 100% de su cariño aunque el amado dé un 0%. Quiero pensar que lo más bello ante tu pareja no es estar con ella porque la quieres, sino estar con ella para quererla. Es tal ver el momento de recordar las palabras de Paolo Coelho: ”Quiéreme cuando menos lo merezca porque es cuando más lo necesito”. En ese momento en el que somos como un fuego, las otras personas pueden echar agua o echar gasolina (Dr. MARIO ALONSO PUIG, La respuesta).

Caminar per Roma

romaFa pocs dies he tingut la sort de caminar novament per una ciutat que m’enamora. Una ciutat que m’agrada tant i en la que em sento tan bé que fins i tot diria que en una altra vida vaig viure a Roma.

En aquesta visita vaig poder veure i contemplar els llocs típics: Piazza Navona, Fontana di Trevi, Piazza Spagna, el Coliseu, el Vaticà… Però vaig veure tots aquests llocs primer en un dia de pluja intensa i després en dies de sol radiant. I que voleu que us digui! Com canvia el panorama! Mireu que m’agrada Roma eh però, mai millor dit, no hi ha color!

I perdoneu ara el salt mortal que faré ara, si apliquem això a les persones encara la diferència és més gran: com canvia una cara o una persona amb sol o sense! Com canviem nosaltres quan ens brillen els ulls o quan la foscor ens aclapara!

Els ulls brillants i el somriure sincer indiquen moltes coses. Hi ha ulls d’aquesta mena que enamoren i que no ens cansaríem mai de mirar-los perquè d’alguna manera ens fan sentir com a casa. A vegades els ulls brillants i la rialla són variables com el temps i quasi és inevitable que estiguin d’una manera o d’una altra, però altres vegades tenim molt a dir i podem decidir somriure encara que no ens vingui molt de gust, encara que en un primer moment tinguem la sensació de fer teatre.

Si persistim veurem com aviat comencen a canviar coses i els canvis seran en positiu: ens sentirem millor, s’activaran els músculs de la nostra cara, ens brillaran els ulls i aquests missatges faran que el nostre cervell s’activi de tal manera que els beneficis arribin a tot el nostre cos. Pensem-ho i provem-ho que sortirem guanyant!

Nuestra incapacidad para decir “no”

NO expressionUno de los principales orígenes de nuestro distrés es nuestra incapacidad para decir “no” sin sentirnos culpables. El segundo de los orígenes es que con frecuencia no tenemos claras nuestras PRIORIDADES y dejamos que sean otras personas las que las decidan por nosotros. El tercero de los orígenes residiría en nuestra falta de coraje para dar la cara por nuestros VALORES. El cuarto de los orígenes es que nos cuesta muchísimo hablar con HONESTIDAD de nuestro sentir y a base de no mantener una conversación clara de forma inminente, solemos esperar a que llegue la ocasión propicia, la cual nunca acaba de llegar.

Esta dificultad para expresar nuestra emocionalidad va acumulando en nuestro interior un resentimiento que a nadie ayuda. Por otro lado, si transmitimos cómo nos sentimos sin ningún tipo de cortapisas, lejos de ayudar a que se produzca un entendimiento, sucede justo lo contrario.

Para nosotros, y especialmente en ciertas culturas del mundo, decir “no” es un enorme desafío porque nos arriesgamos a ser rechazados, y cuando estamos fuera de un grupo nos sentimos muchas veces solos y perdidos. De pequeños el rechazo del grupo hubiera significado nuestra muerte y de alguna manera ese registro, esa asociación en mayor o menor medida sigue viva en nosotros.

Como muchas veces no tenemos claras nuestras prioridades, carecemos de aptitudes para distinguir en nuestro día a día aquello que nos lleva hacia donde queremos ir, de aquello que nos lleva hacia donde no tenemos interés en llegar. Pretendemos entonces que todo sea prioritario y como si todo es prioritario nada es prioritario, invertimos nuestro tiempo, ponemos vida en muchas cosas que por ser intrascendentes, dejan que poco a poco muera la ilusión y con ello la alegría de sentirnos vivos. Hemos de reflexionar sobre qué va a ser prioritario y qué no lo va a ser en ese tesoro tan hermoso que es nuestra vida.

Los valores que guían nuestra existencia los ven los demás no por lo que decimos, sino por cómo actuamos, ya que al fin y al cabo nuestra vida es nuestro mensaje. El hecho de decidir qué va a ser valioso para nosotros nos lleva a descubrir aquello que se convierte en prioritario y nos da la fortaleza para saber decir “no” a algo que sin ser valioso ni prioritario nos pide no sólo tiempo, sino que también hace que nos olvidemos de todo aquello que paradójicamente daría el verdadero sentido a nuestras vidas.

Recuerdo muy bien lo que comentó un directivo durante un curso. Al parecer estaba tan ocupado con el trabajo que prácticamente no veía a su familia. Estaba casado y tenía dos niños de corta edad. Una noche al regresar a casa su mujer le dijo que no podían seguir así, y él le prometió que al día siguiente, que además coincidía con el cumpleaños de uno de los niños, llegaría antes a casa y los llevaría a cenar a un restaurante para celebrarlo.

Llegó el momento y el directivo cumplió su promesa y efectivamente llegó antes a casa, a las nueve de la noche. Su mujer y sus hijos estaban listos para salir cuando sonó el móvil. Quien lo llamaba era su director general, que le urgía a tener inmediatamente una reunión en su despacho. El directivo preguntó alarmado qué es lo que había pasado. Su jefe le contestó que no se asustara, que no había pasado nada grave, pero que dada la situación del mercado internacional era fundamental que se vieran.

En aquellos momentos difíciles, el hombre miró a los ojos de su mujer y de sus hijos y le contestó: “Mira, tengo un compromiso de tal naturaleza que no lo puedo romper, aun así te ofrezco que nos veamos en lugar de a las nueve y media, que es cuando llegaría a la oficina, dos horas después”.

Aquel hombre calculaba que ése era el tiempo que necesitaba para poder cenar con su mujer y sus hijos. Lo interesante es lo que ocurrió después de aquella conversación. Se produjo un silencio al otro lado del teléfono y su director general le contestó que entonces mejor dejaban la reunión para el día siguiente.

Si queremos avanzar hacia otra realidad en lo que se refiere a salud, eficiencia y bienestar, comencemos a trabajar para definir mejor esa escala de prioridades que tal vez ahora no tenemos demasiado clara. Descubramos qué es aquello que de verdad valoramos y que vamos a ver reflejado en las personas que más admiramos. En aquellas formas de ser que más nos inspiran.

Cerremos nuestros ojos, usemos nuestra mente y percibamos cómo sería nuestra existencia si el velero de nuestra vida navegara siguiendo el rumbo que marcan nuestras prioridades y las velas las impulsara el viento de nuestros valores (Dr. MARIO ALONSO PUIG, Vivir es un asunto urgente).

Miratges de pel·lícula i miratges de la vida

Miratges de l'amor 1979Si busquem la paraula “miratge” al diccionari veurem com ens diu més o menys que és un fenomen òptic que es produeix per l’escalfament de les capes d’aire en contacte immediat amb el sòl i que és força habitual en dies molt calorosos en zones seques.

En les pel·lícules veiem com aquests miratges són magnificats i llavors, si són al desert, apareixen palmeres, manantials d’aigua i fins i tot persones… I així es presenta la nostra imaginació amb una gran capacitat d’enganyar-nos i fer-nos veure allò que desitgem, allò que realment voldríem veure.

En la vida també experimentem alguna cosa semblant als miratges. A vegades hi ha situacions, persones o experiències que esdevenen autèntics miratges de la nostra imaginació. Podríem posar un munt d’exemples; i segur que si ara hi pensem una mica fàcilment en trobarem uns quants. I quasi tots tenen un comú denominador: haver idealitzat aquella persona, aquella situació o aquella experiència.

A les pel·lícules habitualment trobem dos opcions davant els miratges. Una és la que mai arriba, és aquella que sembla que el personatge s’apropa però mai acaba d’arribar; llavors les forces s’esgoten i el fracàs és inevitable. L’altra opció és la que desapareix quan el protagonista arriba; és aquella quan el benestar i el plaer estan a tocar tot s’esvaeix i la decepció és immensa.

En la vida no sabria dir quin és el millor sistema per no deixar-nos enganyar per aquests miratges però sí que hi ha una actitud essencial: viure el present amb tota la seva intensitat, viure “aquí i ara” i descobrir la gran riquesa de les situacions, les experiències i les persones que ens envolten.

Però està clar que per assolir aquesta actitud cal posar-s’hi i arriscar-se sense por. I encara afegiria una cosa, més que caminar cap els miratges caldria que els atraguéssim cap a nosaltres, preparant-nos i transformant-nos; i si són reals, no patiu que ja vindran.

Túnel sin salida

tunnelProbablemente muchos de nosotros hemos entrado en algún momento de nuestra vida en algún lugar que se encontraba completamente a oscuras. De manera casi instintiva hemos extendido los brazos hacia delante para intentar distinguir los obstáculos antes de chocar contra ellos.

Nuestro caminar era lento e inseguro porque nuestra principal ayuda, la vista, en ese momento no estaba operativa. Si alguien hubiese encendido en algún momento una simple cerilla, podríamos haber empezado a distinguir de inmediato el camino para salir de aquella oscuridad. Notaríamos cómo nos iríamos relajando de manera paulatina y empezaríamos a distinguir multitud de objetos que antes permanecían ocultos a nuestros ojos.

Cuando nos veamos a nosotros mismos metidos en un “túnel” sin salida, es importante tener presente que esta circunstancia no la causa la falta de recursos importantes, como la inteligencia, la memoria o la imaginación. El causante de esta situación lo encontramos en lo que se denomina un estado mental limitante.

Para entender esto con mayor facilidad vamos a utilizar una analogía. Visualicemos a uno de los mejores jugadores de baloncesto que haya en el mundo. Sus habilidades le permiten encestar sin dificultad. Imaginemos que a ese mismo jugador lo introducimos en una gran caja transparente y cerrada. ¿Verdad que por bueno que sea mientras no salga de su caja no podrá encestar?

Esa caja representa un estado mental limitante que restringe toda movilidad y puede anular por completo todo su talento. El jugador de baloncesto no es limitado, sino que hay una estructura que lo limita. Ésta es una distinción fundamental que necesitamos hacer.

Cuando nos sintamos imposibilitados para resolver algo porque nos vemos a nosotros mismos un el interior de un túnel, empecemos por acostumbrarnos a reflexionar, a pensar que no es que no exista la salida a ese túnel, sino que mientras no cambiemos de estado mental, sencillamente, no la veremos.

Puede que parezca a primera vista que esta distinción no es relevante y, sin embargo, sí lo es y mucho, porque es la misma distinción que existe entre ser torpe o realizar torpezas, entre ser un fracasado y cometer errores.

Es muy diferente el impacto que tiene en nosotros una conversación cuando usamos el verbo ser o el verbo tener. De ahí que resalte tanto la importancia de que cambiemos la interpretación de la frase “soy limitado” por la de “en este preciso momento estoy experimentando unas limitaciones”. El lenguaje no sólo describe la realidad, sino que además es capaz de crearla. Nuestra forma de hablarnos a nosotros mismos afecta tremendamente a nuestra manera de relacionarnos con el mundo.

En esos momentos en los que nuestra capacidad de razonar y de reflexionar se encuentra limitada, la salida del túnel a veces no pasa por pensar, sino por actuar, por no quedarnos inmovilizados.

Demos un paso adelante, aunque sea muy pequeño, hagamos algo, una llamada, tomemos una pequeña decisión aunque no sea perfecta. El distrés nos paraliza o nos invita a huir. Por eso es tan importante moverse, hacer algo, dar un paso adelante. Un movimiento sencillo lleva un mensaje de gran impacto a nuestro cerebro: “¡Yo puedo!” Es una pena que porque haya tantas personas que piensen que lo que pueden hacer es tan poco que no vale la pena, haya tantas personas que no hagan nada (Dr. MARIO ALONSO PUIG, Vivir es un asunto urgente).