Siempre seguía estando en el mismo lugar

_guggenheim_1799236f“En el museo Guggenheim de Bilbao encontré una sala que despertó en mí una gran curiosidad. A través de una estrecha puerta se entraba en una habitación con cuatro paredes blancas. En la pared del fondo se estaba proyectando una película: un hombre de gran corpulencia y con la cabeza completamente rapada escalaba con dificultad un muro. Cuando había llegado arriba se encontraba con otro muro igual que el anterior. De nuevo usando sus poderosos brazos tiraba de su cuerpo cada vez más agotado hasta conseguir subirlo. Para su desolación, enfrente había otro muro y luego otro y otro, en una serie que nunca parecía tener fin. Recuerdo bien la ansiedad que producía contemplar a ese ser humano jadeante y extenuado cuyos esfuerzos no parecían tener ningún sentido.
Colgada en una de las paredes de la habitación y apenas visible por la tenue luz existente, había una rueda de madera. La rueda tenía la forma de una una escalera circular. Los pequeños escalones que la formaban recordaban a los muros que el hombre de la película escalaba una y otra vez. Pero lo más sorprendente de todo es que la rueda no giraba hacia delante sino hacia atrás. Privado de la adecuada perspectiva, aquel hombre creía que avanzaba cuando en realidad siempre seguía estando en el mismo lugar. Cautivo de su propia perspectiva, nunca habría aceptado que esta era la realidad” (Ahora YO, Dr. Mario Alonso Puig)

Anuncis

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out /  Canvia )

Google photo

Esteu comentant fent servir el compte Google. Log Out /  Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out /  Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out /  Canvia )

S'està connectant a %s