Una instancia intermedia: los pensamientos

Las personas solemos tener la impresión de que los hechos externos -lo que nos sucede- impacta sobre nuestras vidas produciendo emociones: rabia o satisfacción, alegría o tristeza… Existiría, según esta idea, una asociación directa entre suceso y emoción. (…)

Pues bien, la psicología cognitiva, (…), nos dice que esto no es así. Entre los hechos externos y los efectos emocionales existe una instancia intermedia: los pensamientos. (…)

Cuando nos habituamos a evaluar de una forma más exacta, realista y positiva, nuestras emociones se vuelven mucho más serenas, porque recordemos: las emociones que sentimos son siempre producto de nuestros pensamientos o evaluaciones. (…)

El sistema cognitivo consiste en transformar nuestra forma de pensar, nuestro diálogo personal, nuestra manera de evaluar lo que nos sucede… para dejar de quejarse y empezar a disfrutar de lo que está a nuestro alcance. Y llegar a hacerlo de forma tan automática que ésa sea nuestra primera opción mental (El arte de no amargarse la vida. Las claves del cambio psicológico y la transformación personal. RAFAEL SANTANDREU).

Cuando hayamos transformado nuestra mente…

La depresión, la ansiedad y la obsesión son nuestros principales oponentes, y cuando nos dejamos atrapar por ellos, lo que perdemos es la facultad para vivir plenamente. La vida es para disfrutarla: amar, aprender, descubrir…, y eso sólo lo podremos hacer cuando hayamos superado la neurosis (o el miedo, su principal síntoma). (…)

Y, ¿sabes?, todos podemos hacerlo. ¡Tenemos que saber que es posibe! El carácter está formado por una serie de rasgos innatos, pero también por toda una serie de aprendizajes adquiridos en la infancia y en la juventud, y es sobre esa estructura mental donde podemos actuar.

(…) Podemos forjarnos una vida libre de miedos, abierta a la aventura, plena de realizaciones. Cuando hayamos transformado nuestra mente, seremos más capaces de gozar de las cosas pequeñas y grandes de la vida, podremos amar -y dejar que nos amen- con mayor intensidad y tendremos grandes dosis de serenidad interior. (…) Seremos grandes amantes de la vida, de nuestra propia vida (El arte de no amargarse la vida. Las claves del cambio psicológico y la transformación personal. RAFAEL SANTANDREU).

Empatia

Ser capaços de comprendre a l’altre i de posar-se en el lloc de l’altre i fer-ho de manera sincera i humana és el que normalment anomenem tenir empatia. I voldria remarcar això de fer-ho de manera sincera i humana perquè empatitzar no consisteix en conèixer i aplicar de manera formal i protocolària una sèrie de tècniques per a relacionar-nos millor amb els altres, o el que seria nefast, per a prendre el pel a la gent i treure benefici o dit col·loquialment per “vendre la moto” als que tenim al costat.

Posar-se al lloc de l’altre, experimentar el seu punt de vista i els seus sentiments ens obre la ment i ens l’enriqueix. No tots tenim els mateixos paràmetres, ni el mateix punt de partida, ni la mateixa escala de valors. Conèixer i entendre els de l’altre i la seva forma de veure i valorar les coses ens pot aportar molt i ens pot engrandir el cor.

Aquesta actitud amb els que tenim al davant farà més petites les diferències i les distàncies, i ens permetrà entendre millor i respondre de manera més adequada a les diverses situacions en les que ens podem trobar.

Per ajudar-nos a fer-ho ens podem fer algunes preguntes que no hauríem de respondre impulsivament, sinó que les hauríem de pensar una mica: com és que aquesta persona actua o pensa d’aquesta manera? Quins motius té per a fer-ho? Què faria jo si m’hagués trobat en les seves circumstàncies? Com el tractaria si fos amic meu?

Las personas no deberíamos tener una alta autoestima…

Las personas no deberíamos tener una alta autoestima, sino que todos deberíamos valorarnos como el resto de los seres humanos: como seres maravillosos por el simple hecho de ser personas. Punto final. (…)

Yo creo que todos los seres humanos tienen el mismo valor. Son igualmente bellos y magníficos. De verdad lo creo así. Y, básicamente, somos así debido a nuestra mejor y más característica cualidad como especie: nuestra gran capacidad de amar, que, como potencialidad, siempre está ahí.

Y es que el problema de la autoestima se resuelve dejando de valorar a los demás según criterios distintos a nuestra capacidad de amar. Cuando valoro a los demás según sus habilidades o características: ser guapo, rico, listo, cumplidor…, estoy dándole importancia a minucias, a cuestiones nimias que no nos definen como especie.

Además, cuando valoro cualidades diferentes a la capacidad de amar me subo a la montaña rusa de la autoestima. Cuando los demás me evalúen con notas altas, me sentiré bien…, cuando me evalúen con notas bajas, me sentiré mal, creeré que no valgo, que soy inferior. Es mucho mejor no valorar a nadie (ni a uno mismo), darle a todo el mundo el mismo valor, considerar que todos los seres humanos son maravillosos por el hecho de serlo. Entonces, también me aceptaré a mí mismo incondicionalmente (…)

La aceptación incondicional de uno mismo va ligada a la aceptación de los demás. Los seres humanos somos animales lógicos y si no aceptas a los demás incondicionalmente, tampoco lo harás contigo mismo cuando falles o cuando alguien deje de valorarte (El arte de no amargarse la vida. Las claves del cambio psicológico y la transformación personal. RAFAEL SANTANDREU).

La consecución de un objetivo

La consecución de un objetivo, de un deseo o de un sueño es más que el hecho de llegar allí. Es un camino interior, donde lo más importante es el aprendizaje que realizas a medida que avanzas hacia tu objetivo. Las situaciones que surgen, los momentos de dificutad, los problemas que debes resolver, las personas que se cruzan en tu vida, todo esto son oportunidades para aprender y mejorar, y te permiten entender mucho mejor quién eres tú y de lo que eres capaz.

Sólo poniéndote a prueba, sólo saliendo de tu zona de confort, vas a descubrir quién eres realmente. Por eso, no hay  camino que no pueda ser un objetivo en sí mismo y que, con la actitud adecuada, no te permita triunfar y convertirte en un héroe.

Los compañeros de viaje vendrán y se irán, y eso es parte del proceso de vivir. Habrá gente que aportará mucho a tu vida, y otros que, aunque no lo busquen y no lo parezca, también lo harán (siempre y cuando sepas aprender de ellos).

En definitiva, para mí, conseguir un objetivo es mucho más que alcanzarlo, es el propio proceso de haberlo realizado de que cuenta tanto o más. Son las alianzas hechas por el camino, los amigos ganados y los perdidos, la sabiduría cultivada, el valor descubierto dentro de ti, la inteligencia, la astucia, el atrevimiento para resolver situaciones. En definitiva, el descubrimiento (El arte de conseguir lo imposible. Cómo convertirte en héroe de tu propia vida. XAVIER PIRLA LLORENS).

Estar enfocado es vital

Estar enfocado es vital. Poner tu atención y tu fuerza en aquello que quieres hacer va a conseguir que tu mente movilice todos los recursos que necesites para lograr la fuerza interior que te permita mantener tu dirección y seguir apuntando hacia tu objetivo, la disciplina para continuar avanzando y mejorando, aprendiendo por el camino. Ésa es una de las virtudes de los héroes: tienen mucho más que fuerza, tienen poder. Lo más importante es que seas capaz de visualizar tu objetivo, y que simplemente sepas que tienes la fierza necesaria para conseguirlo (El arte de conseguir lo imposible. Cómo convertirte en héroe de tu propia vida. XAVIER PIRLA LLORENS).

Tu esencia lo es todo

Recuerda: tu esencia lo es todo, tu núcleo, aquello que te define, que te hace ser como eres, no tiene precio, no se puede poner a la venta ni en subasta. Tarde o temprano se va a cobrar un precio, y a veces ese precio puede ser muy alto. (…)

Insisto: si tu objetivo, tu sueño, tu anhelo te apasiona, no deberías ponerte excusas que te impidan avanzar hacia él. ¿No lo ves? A no ser, claro está, que lo que pase es que estés agotado física y mentalmente. De nuevo volvemos a hablar de ecología. Acuérdate, nadie más va a cuidar de ti mismo, no debes olvidar mimar la máquina más preciosa que la madre naturaleza te puede haber dado: tu cuerpo, tu cabeza y tu corazón. Tres regalos que te permiten avanzar, pensar, calcular, crear, soñar, intuir, emocionarte, motivarte, sentirte orgulloso, amar.

Las diferentes partes que constituyen tu todo tienen que trabajar en armonía como lo hace una orquesta sinfónica, como lo hace un reloj, en perfecta sincronía y precisión para que fluyas sin esfuerzo emocional hacia ese lugar en el que quieres estar (El arte de conseguir lo imposible. Cómo convertirte en héroe de tu propia vida. XAVIER PIRLA LLORENS).